Los preferentistas de Caja Madrid no hacían los test de conveniencia