El TS admite como prueba de abusos las fotos obtenidas por la madre en el ordenador familiar