COMO ACTUAR ANTE UNA NEGLIGENCIA MÉDICA

Se produce negligencia médica cuando un profesional sanitario actúa erróneamente ya sea  por acción u omisión, con falta de diligencia profesional  y mala praxis, provocando en el paciente un daño que puede ser físico, moral e incluso económico.

Las negligencias médicas más comunes son:

– error en el diagnóstico

– intervenciones de tipo quirúrgico con resultado lesivo.

– cirugía estética voluntaria, con un mal resultado

– falta de asistencia sanitaria de urgencia

– fallecimiento del paciente por mala praxis profesional.

– daños producidos durante una intervención quirúrgica.

– mal seguimiento de una enfermedad

Ante una negligencia médica, lo primero que debe hacer la persona afectada o sus familiares en caso de fallecimiento, es ponerse en contacto con un despacho de abogados especializado, puesto que los primeros momentos y la obtención de la documentación y pruebas son esenciales para que terminen con éxito este tipo de reclamaciones. Es esencial acreditar el nexo causal entre la falta de diligencia profesional y el daño o lesión causada en el perjudicado, así como las consecuencias económicas o psicológicas de dicha mala praxis en el perjudicado.

En este tipo de reclamaciones, debemos diferenciar si dicha negligencia se ha producido en un centro público o privado,  puesto que el procedimiento a seguir será distinto.

Si dicha negligencia médica se ha cometido en un centro sanitario público, se presentará  una reclamación por responsabilidad patrimonial ante el organismo público responsable, este procedimiento se seguirá por la vía contencioso administrativa. La ley contencioso administrativa obliga a reparar el perjuicio causado, respondiendo la administración por ello. El plazo para reclamar ante las administraciones públicas por negligencia médica es de 1 año desde que se produjo el daño y en el caso que dicho daño lleve un periodo de recuperación, dicho plazo empezará a computar cuando el paciente reciba el alta médica, momento en el cual se puede valorar exactamente el daño causado.

En cambio, si dicha negligencia se ha producido en un centro privado, deberemos presentar demanda de responsabilidad civil contra los responsables, y por tanto optar por la vía civil. El plazo para reclamar en la vía civil, es de un año desde que se produjo el daño, el fallecimiento o desde la fecha de alta del paciente por dicha lesión en los casos de responsabilidad extracontractual y 15 años en caso de responsabilidad contractual.

Así mismo, también cabe la posibilidad de reclamar por vía penal tanto si la negligencia ha sido causada en el ámbito público como en el privado. Como especialistas en derecho sanitario, recomendamos que dicha vía solo se utilice en casos muy determinados, en concreto cuando por consecuencia de la mala praxis profesional se hayan producido lesiones graves o el fallecimiento del paciente, puesto que la posibilidad de conseguir una condena penal en casos de negligencias leves, es casi imposible, dilatando con ello el procedimiento varios años, y cuyo resultado en la mayoría de los casos es una sentencia absolutoria para el equipo médico responsable, debiendo iniciar de nuevo el procedimiento por la vía civil o contencioso administrativa.

Por todo ello, ante una negligencia médica debe ponerse de inmediato  en contacto con un despacho de abogados especializado, con el fin de conseguir un buen asesoramiento y defensa ante los tribunales.

Silvia Ayala Moncho
Abogada Carbonell Abogados S.L.P.

By | 2017-08-31T07:56:55+00:00 mayo 24th, 2017|Artículo|0 Comments

Leave A Comment

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar