LA IMPORTANCIA MATERIAL E INMATERIAL DE LA MARCA

Desde siempre y a través de los tiempos, los fabricantes de cualquier producto han tenido la necesidad de darle nombre a aquello que han ido produciendo.

Algunos crearon símbolos, dibujos o cualquier signo que identificara y distinguiera su producto del de todos los demás.

Con la evolución del comercio, las leyes terminaron por reconocer los derechos de los propietarios de esos símbolos o signos, previniendo así que, otros comerciantes los utilizasen tratando de evitar confusiones en el consumidor.

Es por ello que, la unión entre estos signos, símbolos o marcas y los productos son obra del empresario; más esta unión no desemboca en una auténtica marca hasta el momento en que los consumidores captan y retienen en su memoria tal unión. En este sentido, podemos afirmar que la marca tiene un componente psicológico, pues como hemos dicho, la unión entre el signo y un producto o servicio la provoca el propio titular de la marca, pero hasta que el consumidor no asocia el signo con un determinado producto o servicio no surge propiamente la marca.

Solo a partir de ese momento es cuando verdaderamente se da lugar una serie de representaciones en la mente del consumidor (pej, el origen empresarial, el nivel de calidad de la marca, su relevancia local, nacional o internacional, etc…).

A grandes rasgos, una marca es cualquier símbolo con una palabra, número, ilustración o diseño que los fabricantes o comerciantes utilizan para identificar su producto y poder así distinguirlo de los productos que otros fabricantes y comerciantes producen y venden.

Además, una marca es un bien inmaterial susceptible de explotación económica, puesto que, una vez, los consumidores tomamos conciencia del valor de la misma, el fabricante o comerciante, aprovechando dicho valor puede ceder o conceder una licencia sobre la misma (existen miles de productos marcados por una marca y sin embargo están producidos o fabricados por otros distintos al propietario).

Por todo esto y más, es de suma importancia que los nombres de las empresas y/o sus productos y/o servicios queden registrados como marcas, pues es la única forma de destacar y diferenciarse de otros competidores en el mercado, adquiriendo el titular de la marca un uso exclusivo de sus productos y servicios, y con la facultad adquirida de su libre disposición para cederla o dar licencias para su uso.

Si precisa asesoramiento no dude en contactar con nosotros.

Vicente Ferrando Coronel
Abogado de Carbonell Abogados S.L.P.

By | 2017-06-26T16:21:34+00:00 mayo 16th, 2017|Artículo|0 Comments

Leave A Comment

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar