Los preferentistas de Caja Madrid no hacían los test de conveniencia

Caja Madrid daba hechos los cuestionarios que medían el conocimiento financiero de los clientes en materia de preferentes, sólo a falta de la firma del posible inversor. Así lo revela uno de estos test llamados de «conveniencia», al que tuvo acceso este diario, donde se advierte que las respuestas a las preguntas ya estaban señaladas por la caja antes de facilitar el documento al preferentista para que lo firmase.

Cuatro eran las preguntas a las que debía contestar el cliente y cuatro eran las opciones de respuesta. El documento en cuestión tenía ya marcada con una cruz la opción que interesaba para que el resultado fuera «conveniente».

Primera pregunta. ¿Podría indicarnos qué grado de conocimientos posee en base a su nivel de estudios y experiencia?, en cuanto a los conocimientos sobre los productos y el funcionamiento de los mercados financieros que tenía el cliente. «Entiendo la terminología», era la opción elegida por la caja, rechazando la opción «Escasos».

Segunda pregunta. ¿Conoce usted la naturaleza y las características operativas de los activos de renta fija? «Conozco los aspectos necesarios», en lugar de elegir «No» o «Conozco sólo algunos aspectos». Tercera pregunta. ¿Conoce y entiende las variables que intervienen en la evolución de este producto, como son la naturaleza de la deuda perpetua o participaciones preferentes y el comportamiento de la renta fija?«No, sólo entiendo la terminología», fue la opción elegida por la caja.

La última pregunta pedía información al cliente sobre si había realizado inversiones en los dos últimos años en emisiones de renta fija. La respuesta elegida por la entidad era, directamente, «Sí».

En este sentido, y atendiendo a esas respuestas, el resultado del test era «conveniente» y, por tanto, el producto era útil para el cliente. «Conforme a la información facilitada, usted dispone de los conocimientos y experiencia necesarios para comprender y, en consecuencia, contratar en este momento o en el futuro, las siguientes familias de productos», consta en el párrafo previo a la firma del cliente.

«Conforme a la información que usted ha facilitado, el producto para el que se ha realizado el test se considera conveniente para su contratación en este momento o en el futuro», advierte el documento.

Este diario se puso en contacto con afectados por la comercialización de preferentes de Caja Madrid que reconocieron que la entidad les presentaba el test ya contestado e incluido entre otra documentación que también debía ser firmada por los clientes. «Yo confiaba en el director de mi oficina y en los papeles que me hacía firmar», en palabras de Mercedes, una de las preferentistas afectadas por estos productos.

Con este escenario como telón de fondo, sorprende el hecho de que el ex presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, justificase ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, el pasado lunes, la venta de preferentes alegando que los clientes no eran «ignorantes financieros». Es más, señaló, incluso, a los jubilados, de los que dijo que tampoco eran ignorantes. Blesa se lavó las manos y advirtió también de que «los clientes son los responsables de no leer el tríptico».

Fuente original: http://www.elmundo.es/economia/2014/03/05/53179441268e3e1c248b458b.html

By | 2017-06-24T09:56:55+00:00 junio 16th, 2013|Noticia|0 Comments

Leave A Comment

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar